María estaba preparando la cena , esperando el regreso de su esposo como todos los viernes.

Fernando es transportista y trabaja repartiendo fruta y verdura de nuestra huerta por toda Europa . Sale da casa la madrugada del lunes y regresa el viernes al caer la tarde. LLega tan casado que mientras cena charla con María sobre lo sucedido en la semana y se queda dormido mientras toma el café frente al televisor. Así semana tras semana , el está cansado de trabajar y maría está cansada de no tener vida , su única ilusión es que llegue el viernes para ver los ojos de su amado.

Ese viernes Fernando llegó mas alegre de  lo habitual, por una vez rompió su rutina . Beso a María con dulzura y pasión y le pidió que llenase la bañera.

Mientras María preparaba el baño el se apresuró a deshacer su maleta y sacar unos paquetes que fue distribuyendo por el dormitorio y fue a buscar a María. Al entrar al baño ,tomo a su amada por los hombros y comenzó a besarla y  desvestirla .Lo hizo con tal pasión que desconcertó a María y esta dejó que la bañara.

Ella sin perder el tiempo se dejo guiar y hacer, siguió al pié de la letra las instrucciones de su amante. Como el la sugirió salió de la bañera se secó, maquillo y peino y regresó a su dormitorio,  donde la esperaba un regalo en cada rincón del cuarto. Comenzó poniéndose el vestido que su marido le había dejado tendido sobre la cama , se giró y encima de la butaca estaban unos zapatos maravillosos, Sobre el tocador tenía una cajita muy coqueta . Se apresuró en quitarle el lazo fucsia que tenía y sacó el contenido.

En ese momento Fernando  la tendió en la cama y la introdujo en su vagina el juguete de la cajita del tocador  (un huevo vibrador)

Era consciente de lo que María sufría, de la escasa vida social y sexual que tenía y por ello en la parada de descanso que hizo en Perpiñan pasó por la puerta de un sex shop y decidió alegrar su vida intima y organizar un fin de semana intenso de placer.

Una vez puesta la lencería, cogió a María de la mano se pusieron los abrigos y el,  antes de cerrar la puerta cogió el mando a distancia del huevo vibrador y lo metió en el bolsillo de su pantalón .

Desde casa al restaurante fueron dando un invernal paseo , María estaba muy nerviosa y un poco perpleja. No sabía para que servía ese huevo y la daba reparo preguntárselo a Fernando. Así que este que la conocía bien empezó a darla alguna pista apretando el botón de encendido y dándole a la tecla de potencia. En ese momento María soltó una carcajada y se disiparon sus dudas y preguntas.

Pasaron una noche sumamente divertida, donde habían  vuelto la risa, la complicidad y por supuesto el deseo y el sexo. Fernando tenía en sus manos el goce en público de su querida María, era la primera vez que introducían un juguete sexual en su vida de pareja y tampoco quería incomodarla , así que dejo la ultima y mas intensa vibración mientras tomaban una copa en casa.

 

2 pensamientos en “Bendito huevo!!”

  • Opalo

    Confieso que de todos los productos que veo en vuestra web, este, el huevo vibrador con mando, es el que más me apetece. Me parece súper morboso e imagino que tiene que dar muchísimo juego, con mi chico o, si es preciso, sin él. A ver si me decido a encargároslo.

    Responder
    • admin

      Te lo recomiendo, no te arrepentirás.
      Como bien dieces da mucho juego y placer. He de decirte que gracias a sus vibraciones también ejercitas la musculatura pélvica de forma involuntaria . Como verás algo tan pequeño posee la capacidad de innovar en tu vida sexual, proporcionar momentos divertidos y de gran complicidad con tu pareja y ademas ejercitar el suelo pélvico sin darte cuenta.

      Responder
Deja un comentario